Crónicas de un viaje a Portugal. Día 1: Llegada a Sagres

Crónicas de un viaje a Portugal. Día 1: Llegada a Sagres

 

Hace ya unos 5 años que estuve por primera vez en Sagres, un pequeño pueblo justo antes de llegar al Cabo de San Vicente, en el extremo suroeste de Portugal. Un pueblo con mucho encanto a píe de los acantilados. Acantilados que a mí, personalmente, me evocan una especie de nostalgia, quizás provocada por la pequeñez humana ante la majestuosidad y grandeza de la madre naturaleza.

Tanto me gustó el lugar, que cada año procuro volver unos días y de paso, recorrer la Costa Vicentina unos cien kilómetros hacia el norte, perdiéndome en playas de ensueño, vírgenes, sin construcciones que molesten a la vista, y disfrutando de esos bellos rincones qué aún, y espero que por mucho tiempo, existen en la costa portuguesa.

El viaje que os voy a proponer es cortito. Con tres noches tendréis suficiente, ya que seguro os quedaréis con ganas de conocer más rincones y volver de nuevo para disfrutar de los paisajes y, como no, de la gastronomía del lugar:

Sin más, os dejo algunas imágenes del día de la llegada, tomadas desde cerca de la Fortaleza de Sagres en sus acantilados. En sucesivos días iré colgando las imágenes de los días siguientes a la llegada para que os hagáis una idea de la belleza de la zona 😉

Fotos tomadas con una Leica MP y una lente Leica Summicron 35mm f/2, película Kodak Ultramax 400 y escaneadas en un Epson V800.

Sin comentarios